Las arañas vasculares o telangiectasias son el primer grado de la insuficiencia venosa crónica. Son dilataciones de los vasos capilares del árbol venoso más periférico que se localiza inmediatamente debajo de la piel. Rara vez son dolorosas o molestan. Sin embargo la presencia de arañitas es más seria que una simple desventaja estética ya que en varias ocasiones representan el estadio previo de una enfermedad venosa más severa.

El tratamiento a seguir está sujeto a las condiciones generales y específicas de cada paciente.

Las várices son venas dilatadas como consecuencia de la alteración de las válvulas y o de la pared venosa. Las venas son las responsables de llevar la sangre desde los miembros inferiores hasta al corazón. Las venas sanas poseen válvulas que se abren hacia un solo lado y evitan que la sangre se estanque y se vaya hacia atrás. En las venas enfermas, estas válvulas no cierran correctamente y permiten que la sangre se estanque en la extremidad produciendo una várice. Las venas varicosas son el segundo grado de la insuficiencia venosa crónica y deben ser tratadas porque en caso contrario es posible que derive en estadios más graves de la enfermedad.

Hasta un 40% de las mujeres y un 25% de los hombres sufren síntomas relacionados a las várices.

Signos comunes:

· Dolor

· Pesadez

· Coágulos de sangre superficiales

· Cambios en la piel

· Inflamación de las piernas

· Ulceración en la piel

Existen diversos tratamientos para curar las venas enfermas. Lo fundamental es asistir a la consulta médica en el momento que se detectan de los primeros síntomas. El tratamiento a seguir está sujeto a las condiciones generales y específicas de cada paciente.

El linfedema es la acumulación anormal de líquido en el tejido blando. Se debe a una obstrucción en el sistema linfático. El sistema linfático ayuda a combatir infecciones y otras enfermedades al transportar la linfa, un líquido incoloro que contiene glóbulos blancos, por todo el cuerpo utilizando una red de tubos delgados denominados vasos. Pequeñas glándulas denominadas ganglios linfáticos filtran las bacterias y otras sustancias perjudiciales fuera de este líquido. Sin embargo, cuando los ganglios linfáticos se extirpan o dañan, se acumula líquido linfático en los tejidos circundantes y provoca la hinchazón de estos.

Síntomas:

· Inflamación que comienza en el brazo o la pierna y que coincide con el área del cuerpo tratada por el cáncer

· Sensación de “pesadez” en el brazo o la pierna

· Debilidad o disminución de la flexibilidad

· Los anillos, los relojes o la ropa se sienten muy ajustados

· Molestia o dolor, aunque a menudo no hay dolor

· Tensión, brillo, calor o enrojecimiento en la piel

· Piel que no se hunde cuando se le aplica presión o piel endurecida

· Engrosamiento de la piel (hiperqueratosis)

· Apariencia de piel de naranja (hinchazón con pequeños hoyuelos)

· Aparición de pequeñas verrugas o ampollas que supuran un líquido transparente

El tratamiento a seguir está sujeto a las condiciones generales y específicas de cada paciente.

El Lipedema es una hinchazón simétrica de ambas piernas debido a una notable acumulación de grasa justo debajo de la piel. Se produce en la zona de las caderas y a lo largo de las piernas hasta el tobillo sin afectar el pie. El acúmulo de grasa comprime los vasos linfáticos, disminuyendo la capacidad de transporte de la linfa. Esta patología afecta principalmente a mujeres, existe una gran predisposición genética y un importante componente hormonal en la población que la padece.

Síntomas:

· Sensación de pesadez en las piernas

· Piernas hinchadas

· Formación excesiva de hematomas en las partes del cuerpo afectadas

· Dolor considerable en las piernas; dolor al tacto

· Dolor considerable en las piernas; dolor al tacto

· Problemas para andar

· Aparición temprana de cambios degenerativos en las articulaciones y artrosis

El tratamiento a seguir está sujeto a las condiciones generales y específicas de cada paciente.

La úlcera venosa (llagas abiertas) constituye el último grado de una insuficiencia venosa crónica. Se originan por hipertensión venosa debido a la dificultad que presentan las venas de miembros inferiores para impulsar la sangre de nuevo hasta el corazón. La sangre se estanca en las venas, acumulando presión. Sin tratamiento, el aumento de la presión y el exceso de líquido pueden causar la formación de una llaga abierta. La mayoría de las úlceras venosas se producen en la pierna, por encima del tobillo. Este tipo de herida suele ser lenta de sanar.

Las úlceras crónicas de extremidades inferiores en más de un 80% de los casos se asocian a varices e insuficiencia venosa, por eso también se llaman úlceras varicosas.

Síntomas más habituales:

· Dolor en piernas

· Sensación de cansancio permanente

· Sensación de pesadez

· Desarrollo lento de manchas color marrón en la piel

Con el tiempo, algunos cambios en la piel se vuelven permanentes:

· Engrosamiento y endurecimiento de la piel en las piernas y los tobillos (lipodermatoesclerosis, 5° grado de la insuficiencia venosa crónica)

· Una apariencia de la piel de abolladuras o adoquines

· Color castaño oscuro

El tratamiento a seguir está sujeto a las condiciones generales y específicas de cada paciente.

Salud Estética Flebología Láser Atención Especializada