Indicaciones

A partir de la tercera década de vida, la piel empieza a cambiar. Su función de barrera se debilita gradualmente, pierde cantidad y calidad de colágeno y elastina y disminuye en gran medida su elasticidad.

El envejecimiento facial tiene causas sobre las que no se puede actuar, como el código genético, la gravedad y el paso del tiempo. Sobre los que sí se puede influir son los factores ambientales, que aumentan el deterioro de la piel como la exposición al sol, el hábito de fumar y beber alcohol, la escasa hidratación, el estrés, entre otros.

Se pueden realizar tratamientos de tipo preventivo o correctivo, para prevenir y/o tratar los rastros del paso del tiempo. Para rejuvenecer el rostro resulta imprescindible una correcta interpretación médica del problema para indicar los tratamientos adecuados.



Salud Estética Flebología Láser Atención Especializada